sábado, 9 de junio de 2012

TERAPIA CENTRADA EN EL CLIENTE


Terapia centrada en el cliente.

Conceptos básicos.
Bondad básica de la naturaleza humana.
Rogers considera como uno de los mas importantes principios básicos de la naturaleza humana el que sus motivaciones y tendencias sean positivas. Afirma que los impulsos primitivos no son ni animales ni egocéntricos ni antisociales, y que los seres humanos van esencialmente hacia adelantes y son sensibles y buenos.
Respeto de la individualidad.
Aunque el individuo sea considerado irritable y detestable por los estándares sociales comunes debe ser tratado con respeto y aceptado como un ser humano con dificultades y problemas que impiden su realización como persona.
Naturaleza dual del yo.
Se puede alcanzar el autoconocimiento, al igual que la formación de un concepto propio. El concepto del yo puede o no corresponder de manera adecuada al yo real, la persona tal vez se conozca a si misma o no y el grado de correspondencia varia de persona a persona.

Necesidad de un respeto positivo.
 Además de los poderes de recompensa y castigo que poseen en forma natural los padres y otras personas importantes, existe otro aspecto que promueve la formación de condiciones de valia, a saber, la necesidad del niño de un respeto positivo.

Detrás de la máscara.
Cuando Rogers usa el termino mascara se refiere a los papeles artificiales o no autenticos, impuestos por el exterior o por uno mismo. Si los aspectos principales de la personalidad entraran en conflicto, como resultado de sus expectativas opuestas del papel a desempeñar, no se concretará un sentido firme de identidad.



                Técnicas de la terapia centrada en el cliente.
Saber escuchar.
Rogers encontró que lo que mas deseaban sus clientes era tan solo hablar acerca de sus problemas con alguien que los atendiera, y que lo mas importante era escuchar, no criticar ni juzgar ni consolar, después de lo cual se sentían mucho mejor. El afirmaba que la meta del terapeuta es percibir, con tanta sensibilidad y exactitud como sea posible, todo el campo perceptual según lo experimenta el cliente.
Escucharse a si mismo.
Escucharse a uno mismo constituye una manera en la que todos pueden descubrir su yo real. Mientras que en la cultura oriental se promueve a través de la meditación, en la occidental el enfoque se dirige hacia el exterior de  la persona, como si existiera una renuencia a esa búsqueda interior, esto produce un desarrollo unilateral.

                Técnicas de reflejo.
Incluyen un reconocimiento de los pensamientos y sentimientos del cliente a través de la repetición verbal e intentos de llmar su atención y de hablar de el por parte de otras personas.
Reflejo de sentimiento.
Ya que el individuo se ha integrado a su grupo, el conductor debe dar a todos y cada uno de los miembros la sensación de ser perfectamente comprendido y respetado. A esta situación Rogers lo denomino reflejo de reiteración. El propósito de esto es conducir a cada uno de los integrantes del grupo, a sentir todo aquello que expresa como parte de su propia personalidad y no de fuera de si mismo.
Reflejo de actitud.
Rogers lo llama reflejo de elucidación y la define como la situación en la cual se ponen de manifiesto actitudes que derivan de manera directa de las palabras y posturas corporales del individuo, y que puede deducirse razonablemente su significado por medio de la comunicación y de la actitud.
Reflejo de pensamiento.
Ayuda a los participantes del grupo a percibir mejor, no solo sus sentimientos y actitudes, sino también a conocer y analizar sus propios pensamientos y expresarlos como parte de si mismos.


Reflejo de la experiencia.
Se trata de una técnica utilizada para ayudar al individuo a descubrir y a utilizar de manera directa la energía que consumio en las proyecciones de su posición, movimiento y voz.

                Personalidad ideal.
Alejamiento de apariencias y obligaciones.
La persona funcional reconoce y evita adoptar comportamientos que no le parecen autenticos o llevar una conducta que no encaje con su yo real.
Proceso de vida.
Rogers plantea que el yo no es fijo  ni estatico, y considera al estado ideal de la persona como fluido, cambiante, no estructurado y de existencia momentánea. Al hablar de proceso de vida se refiere a espontaneidad, vida creativa, flexibilidad, asi como a una orientación dinámica y cambiante, pero con una dirección valorativa.
Apertura a la experiencia.
Estar abiertos a la experiencia es lo contrario a estar a la defensiva. Las personas con esta apertura pueden percibir sus emociones más profundas aun cuando sean muy negativas y al mismo tiempo no ignorar las positivas.
Vida existencial.
Rogers considera a la vida existencias como acentuar el presente y permitir a las experiencias revelar su significado en lugar de imponerles uno.

                Grupos de encuentro.
Se enfocan sobre todo al desarrollo personal, asi como al incremento y mejoramiento tanto de la comunicación como de las relaciones interpersonales, pues no las consideran finalidades secundarias.
Aceptación del grupo.
Es necesario aceptar al grupo como es y a sus integrates como son, al igual que dejar que este siga el curos que desee, adoptando incluso una modalidad de intelectualización o de cerrarse a la expresión emocional.

Aceptación del individuo.
Es valido que el participante se comprometa o no con el grupo, ya que la experiencia ha mostrado que un individuo puede beneficiarse del encuentro grupal pese a su aparente falta de participación, siempre y cuando el silencio o mutismo de este no encierre un dolor o una resistencia.
Enfrentamiento y realimentación.
Es facilitador confornta de manera abierta a los individuos con respecto a determinadas facetas de su conducta, pero solo aquellas relacionadas con los sentimientos que estos reconocen como propios.

                Etapas de los grupos de encuentro.
Rogers asevera que los grupos de encuentro pasan por las siguientes etapas:
Etapa de rodeos.
El facilitador expresa a los integrantes que en la experiencia grupal tendrán una  tendrán una libertad desacostumbrada y que todos dirigirán el encuentro.
Expresión de sentimientos negativos.
La primera expresión de un sentimiento genuino significativo, que surge en el aquí y ahora, suele darse en actitudes negativas dirigidas hacia otros miembros o hacia el coordinador del grupo.
Aceptación de sí mismo y comienzo del cambio.
La aceptación de si mismo constituye o representa el comienzo y las bases del cambio. Se refleja en los miembros del grupo al experimentar una sensación de mayor realidad y autenticidad.

Encuentro básico.
Los miembros del grupo establecen entre si un contacto más intenso, intimo y directo que en la vida diaria. Cuando un sentimiento negativo se expresa en forma cabal, la relación se afirma y la antipatía se convierte en simpatía.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada